Chicas perdidas

[ad_1]

  • Título original: Lost Girls
  • Año: 2020
  • Público apropiado: Adultos
  • Dirección: Liz Garbus
  • Intérpretes: Amy Ryan, Gabriel Byrne, Thomasin McKenzie, Dean Winters, Kevin Corrigan, Lola Kirke, Oona Laurence, Miriam Shor, Rosal Colon, Reed Birney, Molly Brown, Austyn Johnson
  • Argumento: Robert Kolker (libro “Lost Girls: An Unsolved American Mystery” )
  • Fotografía: Igor Martinovic
  • Sinopsis oficial

    Chicas perdidas

    Cuando Shannan Gilbert, de 24 años, desparece misteriosamente una noche, su madre emprende un tétrico viaje durante el que debe afrontar verdades muy duras sobre su hija, ella misma y los prejuicios policiales. Decidida a encontrar a Shannan cueste lo que cueste, Mari Gilbert vuelve sobre los pasos de la chica e investiga por su cuenta una urbanización aislada próxima a la desolada periferia de Long Island. Impelidos por sus hallazgos, las fuerzas de la ley y los medios de comunicación destapan más de una docena de asesinatos de trabajadoras sexuales sin resolver. Y Mari no va a permitir que esas jóvenes vidas truncadas caigan en el olvido.

    Crítica

    Responsabilidad

    Primera película de ficción –aunque basada en hechos reales– de la especialista en documentales Liz Garbus, responsable de títulos como What Happened, Miss Simone?, por el que fue nominada al Oscar. Describe los esfuerzos de Mari Gilbert en mayo de 2010 para que la policía se tome en serio la desaparición de su hija prostituta Shannan, de 24 años, poco después de estar con un cliente en una urbanización privada del Estado de Nueva York, y tras hacer una llamada a urgencias que tardó cerca de una hora en ser atendida. El caso lleva al descubrimiento de los cadáveres de otras jóvenes, pero la investigación avanza torpemente.

    El film adapta el libro escrito por Robert Kolker, y se agradece que no se omita la responsabilidad que corresponde a cada uno, la negligencia policial, por un lado, y, al menos al final, las posibles omisiones de una madre soltera con tres hijas desbordada por un horario de trabajo que no le facilita las cosas, y por el trastorno bipolar de su hija que le llevó a entregarla a servicios sociales. La trágica muerte de la madre en 2016, por hechos que no se cuenta en el film, hacen aún más triste el caso si cabe.

    Aunque con una hermosa fotografía de Igor Martinovic de la playa y zonas pantanosas, que ayuda a crear la atmósfera precisa, y un buen trabajo interpretativo –Amy Ryan como madre coraje, y Gabriel Byrne como gris policía están muy bien–, sin embargo narrativamente el film resulta algo confuso. Quizá con la justificación de que el caso no se ha resuelto, y que tampoco se quiere entrar en el juego de las especulaciones, figuras como la del doctor que llamó a Mari Gilbert, y la del vecino Joe Scalise, resultan un tanto confusas, y la narración queda algo coja. También llama la atención que quite hierro a la dedicación a la prostitución, una actividad que sin duda degrada a quien la ejerce, y se presta a los abusos y adicción del que recurre a ella.

    [ad_2]

    Deja un comentario

    Ir arriba