Saltar al contenido

Criminales en el mar

julio 6, 2020


  • Título original: Murder Mystery
  • Año: 2019
  • Público apropiado: Jóvenes
  • Dirección: Kyle Newacheck
  • Intérpretes: Adam Sandler, Jennifer Aniston, Luke Evans, Gemma Arterton, Luis Gerardo Méndez, Terence Stamp, Dany Boon, John Kani, Adeel Akhtar, Ólafur Darri Ólafsson, Shioli Kutsuna, Erik Griffin
  • Guión: James Vanderbilt
  • Sinopsis oficial

    Criminales en el mar

    Cuando un policía de Nueva York (Adam Sandler) finalmente lleva a su esposa (Jennifer Aniston) a un viaje por Europa que llevaba prometiendo durante mucho tiempo, un encuentro casual en el vuelo hace que sean invitados a una reunión familiar íntima en el lujoso yate del millonario Malcolm Quince. Cuando Quince es asesinado, se convierten en los principales sospechosos del crimen.

    Crítica

    Misterioso asesinato en un barco

    Una amable comedia criminal de enredo, que tiene un pase, le falta algo de chispa. Nick y Audrey Spitz cumplen quince años de matrimonio. Él, sargento de policía en Nueva York, no se atreve a explicar a su esposa que nunca ha alcanzado el puesto de inspector que asegura tener. Ella, peluquera, está harta del escaso romanticismo que muestra su esposo. Cuando está a punto de darle un cutre regalo de aniversario, Nick no tiene más remedio que improvisar y asegurar que le ha preparado un viaje a Europa. En el vuelo conocen a un rico heredero, Charles Cavendish, que les invita al yate de su adinerado tío Malcolm. Pero ya a bordo, y reunidos con un grupo de variopintos personajes, se produce un asesinato, el primero de una lista que crece y crece…

    Producción de Adam Sandler para su lucimiento y el de la también experta en comedia Jennifer Aniston, ambos demuestran tener buena química. La trama, asumidamente ligera, sigue los parámetros de una intriga a lo Agatha Christie con elementos de humor –sucesivos asesinatos, la posible culpabilidad del “mayordomo”, un policía francés, guiño a Poirot, interpretado por Dany Boon, una reunión para desvelar la identidad del asesino, y hasta el Orient Express–, lo que hace evocar a la divertida Un cadáver a los postres, mientras que el elemento de la pareja protagonista que conforma un equipo detectivesco algo “amateur”, retrotrae a la cinta de Woody Allen Misterioso asesinato en Manhattan. Eso sí, estos referentes son netamente superiores, las bromitas de Sandler no son siempre graciosas, sobre todo cuando quiere jugar con dobles sentidos sexuales, incluso cayendo en la reiteración; más recorrido tiene jugar con el carácter paleto de unos yanquis medios en un entorno sofisticado y lujoso en la vieja Europa.

    Sorprende una animada persecución automovilística, y en el telón de fondo europeo en que transcurre el film destaca la presencia de Mónaco y… ¡la española Cartagena!