Saltar al contenido

Dangerous Lies

julio 6, 2020


  • Título original: Dangerous Lies
  • Año: 2020
  • Público apropiado: Jóvenes
  • Dirección: Michael Scott
  • Intérpretes: Camila Mendes, Jamie Chung, Cam Gigandet, Sasha Alexander, Elliott Gould, Jessie T. Usher, Garfield Wilson, Nick Purcha
  • Guión: David Golden
  • Distribuye en formato doméstico: Netflix
  • Sinopsis oficial

    Dangerous Lies

    Después de perder su trabajo de camarera, Katie Franklin consigue un trabajo como cuidadora de un anciano rico en su extensa y vacía finca de Chicago. Los dos estrechan lazos, pero cuando él fallece inesperadamente y nombra a Katie como su única heredera, ella y su esposo Adam se ven envueltos en una compleja red de mentiras, engaños y asesinatos. Si va a sobrevivir, Katie tendrá que cuestionar las motivaciones de todos, incluso las de las personas que ama.

    Crítica

    La avaricia rompe el saco

    Entretenido thriller al más puro estilo de la serie B, escrito por David Golden y dirigido por Michael Scott, ambos con una dilatada experiencia en telefilmes a sus espaldas. Tiene algo de fabulilla moral sobre la avaricia, al seguir a Katie y Adam, un matrimonio con dificultades para salir adelante, ella es camarera, el trata de sacar adelante un máster. Después de un suceso violento en el restaurante donde ella trabaja, acaba aceptando el trabajo de cuidadora de un anciano encantador sin familia, que vive solo en un hermoso caserón. Su repentina muerte, y el hallazgo de dinero en un arcón, propician caer en la tentación de quedarse con esa fortuna, sin decir nada a la policía. Pero sólo han detectado la punta de un iceberg donde hay muchos secretos y mentiras del pasado que desconocen.

    Aunque el film abunda en clichés acerca de tipos amenazadores, la desconfianza que asoma entre Katie y Adam, el inesperado testamento, la policía suspicaz, el agente inmobiliario pesado y el empleador indignado, se disfruta porque está bien narrado y da lo que cabe esperar. Sirve para descubrir actores como la desconocida Camila Mendes, o reconocer que la veteranía es un grado, el caso de Elliott Gould.