Saltar al contenido

El juego más frío

julio 6, 2020


  • Título original: The Coldest Game
  • Año: 2019
  • Público apropiado: Jóvenes
  • Dirección: Lukasz Kosmicki
  • Intérpretes: Bill Pullman, Lotte Verbeek, James Bloor, Robert Wieckiewicz, Aleksey Serebryakov, Corey Johnson, Nicholas Farrell, Evgeniy Sidikhin, Cezary Kosinski, Aleksandr Lobanov, Magdalena Boczarska, Wojciech Mecwaldowski
  • Guión: Lukasz Kosmicki, Marcel Sawicki
  • Distribuye en formato doméstico: Netflix
  • Sinopsis oficial

    El juego más frío

    Un matemático, obligado a jugar una partida de ajedrez en la URSS y EE.UU. se ve envuelto en una trama de espionaje durante la crisis de los misiles de Cuba de 1962.

    Crítica

    La apertura polaca

    Una célebre muestra de la guerra fría en el campo deportivo fue el torneo de ajedrez que enfrentó al campeón ruso Boris Spassky con el aspirante estadounidense Bobby Fischer. Inspirado en este hecho, el polaco Lukasz Kosmicki firma un film de espionaje que imagina un enfrentamiento ajedrecístico en Varsovia, con americano disputando el título mundial a un ruso. Lo curioso es que el aspirante previsto muere la víspera, y le reemplaza el matemático aficionado al alcohol Joshua Mansky. Lo admiten las reglas de la federación, ya que en una ocasión, 20 años atrás, ganó una partida al fallecido. Por misteriosas razones, agentes americanos desean que el torneo se celebre a toda costa. Y ello con el telón de fondo de la crisis de los misiles de Cuba.

    La película es vistosa de producción, dando presencia a la torre Varsovia, o Palacio de la Cultura y la Ciencia, donde tiene lugar el torneo, y con el escenario donde se disputan las partidas. Y como en toda cinta de espías que se precie, abundan las dobles intenciones y jugadas imprevistas, y los asesinatos, donde se sugiere el paralelismo con la estrategia propia del juego del tablero. Pero tiene además un inesperado y bizarro punto de humor, con la idea de que el alcohol vuelve más creativo al ajedrecista Mansky, bien interpretado por Bill Pullman. Véase al respecto la relación que establece con el anfitrión polaco, que le da un paseo nocturno donde no faltará el vodka.