Saltar al contenido

Rescate en el Mar Rojo

julio 6, 2020


  • Título original: The Red Sea Diving Resort
  • Año: 2019
  • Público apropiado: Jóvenes
  • Dirección: Gideon Raff
  • Intérpretes: Chris Evans, Haley Bennett, Alona Tal, Michiel Huisman, Ben Kingsley, Michael Kenneth Williams, Alex Hassell, Alessandro Nivola, Greg Kinnear, Chris Chalk
  • Guión: Gideon Raff
  • Distribuye en formato doméstico: Netflix
  • Sinopsis oficial

    Rescate en el Mar Rojo

    Inspirada en una serie de impresionantes misiones reales, narra la increíble historia de un grupo de agentes internacionales y valientes etíopes que, a principios de los 80, utilizaron un hotel de playa abandonado en Sudán como tapadera para trasladar a miles de refugiados hasta Israel. Al mando del equipo encubierto encargado de la misión están el carismático Ari Kidron (Chris Evans) y el arrojado etíope Kabede Bimro (Michael Kenneth Williams).

    Crítica

    Quien salva una vida salva al mundo entero

    Entretenida e impactante película basada en hechos reales, a la que sin embargo le falta un hervor y una mejor definición de personajes. Aborda la crisis de refugiados etíopes judíos que se alojan en campos preparados al efecto en Sudán, y cuya situación se deteriora a finales de los 70 por la imposición de un régimen islamista. Agentes del Mossad, en connivencia con colaboradores locales que ponen en riesgo su vida, organizarán operaciones especiales para trasladar numerosos grupos de refugiados al estado de Israel. Y para ello les sirve de tapadera un cochambroso «resort» junto al Mar Rojo, donde se supone que inician a los turistas que pasan por ahí en las técnicas del buceo.

    Parte de la estructura del film, escrito y dirigido por Gideon Raff –el creador de Hatufim, la serie israelí que versiona Homeland–, recuerda un poco a Argo, sobre la crisis de rehenes de la embajada americana en Irán, cambiando la excusa del rodaje de una película por el hotel para submarinistas, e imaginando el clímax final de despegue de un avión por la noche. Hay algo de esfuerzo en perfilar la rivalidad entre los personajes encarnados por Chris Pine –alocadamente resuelto– y Alessandro Nivola –más racional y algo susceptible–, pero la presencia de Greg Kinnear y Ben Kingsley acaba reducida a cameos de lujo. Michael Kenneth Williams presta cierto atractivo al imprevisible militar sudanés que desconfía del establecimiento hotelero y sus actividades.