Saltar al contenido

Spelling the Dream

julio 6, 2020


  • Título original: Breaking the Bee
  • Año: 2020
  • Público apropiado: Todos
  • Dirección: Sam Rega
  • Guión: Chris Weller, Sam Rega
  • Música: Zack Wright
  • Sinopsis oficial

    Durante los últimos doce años, el ganador del prestigioso concurso nacional de deletreo de Scripps siempre ha sido un participante estadounidense de origen indio, lo que hace de esta una de las rachas de victorias más largas en la historia deportiva. ‘Spelling the Dream’ muestra los avatares de cuatro estudiantes norteamericanos de origen indio mientras compiten por alcanzar su sueño: ganar el mítico campeonato.

    Crítica

    Letra a letra

    Interesante documental sobre los concursos estudiantiles de deletrear palabras, tan populares en Estados Unidos, y que ya antes habían dado pie a dos películas que son citadas expresamente en un momento dado como inspiradoras, Spellbound y Akeelah contra todos. El director Sam Rega pone el acento en el sorprendente hecho de que la mayoría de los ganadores de los certámenes de los últimos años son de origen indio (de la India, Asia), cuando la realidad social es que los indioamericanos constituyen apenas el 1% de la población estadounidense. El film arranca con el resultado del concurso de 2019, en que se produjo un sorprendente empate con ¡ocho ganadores!, tras tres horas en que ningún participante falló. Siete de ellos eran indioamericanos.

    Aunque pueda perderse el carácter novedoso que presentaban los filmes citados, lo cierto es que Spelling the Dream se disfruta enormemente, pues conocemos a un grupo de chicos y a sus familias, ilusionados con aprender palabras y ganar, pero que no parecen especialmente obsesionados, al final aquello es una afición o hobby, como podía ser practicar esgrima o jugar al ajedrez, que en las dosis adecuadas resulta gratificamente.

    El film explica cómo en la época de Lyndon Johnson se abrió la puerta en Estados Unidos a inmigrantes que pudieran ser talentosos, y cómo los de origen indio encuentran un “deporte” donde destacar en los concursos de deletreo. Diversos expertos tratan de dar una explicación de por qué los indios resultan ser especialmente buenos a la hora de deletrear palabras, y hay espacio para la emoción, y también para el humor, cuando vemos a un niño de 7 años deletreando una palabra con cerca de 50 caracteres.