Saltar al contenido

Violet y Finch

julio 6, 2020


  • Título original: All the Bright Places
  • Año: 2020
  • Público apropiado: Jóvenes-adultos
  • Dirección: Brett Haley
  • Intérpretes: Felix Mallard, Elle Fanning, Keegan-Michael Key, Alexandra Shipp, Virginia Gardner, Justice Smith, Luke Wilson, Kelli O’Hara, Nicole Forester, Lamar Johnson
  • Argumento: Jennifer Niven (novela)
  • Fotografía: Rob Givens
  • Sinopsis oficial

    Violet y Finch

    Dos jóvenes con problemas personales forjan un vínculo inquebrantable cuando emprenden un viaje catártico, en el que se muestran las maravillas de Indiana.

    Crítica

    Luz en la oscuridad

    Cuando está corriendo por la mañana, Theo se encuentra con Violet subida a la cornisa de un puente, todo apunta a que pretende suicidarse. Logrará evitarlo, y empieza a interesarse por esta compañera de instituto, a la que no había prestado mucha atención. De modo que se entera de que se encuentra profundamente deprimida por la muerte de su hermana, en accidente de automóvil. Entonces Theo se propone ayudarla, empezando por hacer un trabajo conjunto de clase sobre lugares hermosos del estado de Indiana. Comenzará una intensa relación donde pronto empieza a quedar claro que Theo tiene sus propios problemas.

    Cuidada adaptación de la novela homónima superventas de Jennifer Niven, a cargo de Brett Haley, que en su filmografía –Volverás en mis sueños, The Hero, Ritmos del corazón– ha demostrado habilidad para abordar historias muy humanas, con personajes interesantes, con uso muy inteligente de la música. Aquí la partitura de Keegan DeWitt es muy bella, y subraya sin estridencias los momentos emotivos. Además, la inclusión de canciones nunca resulta postiza.

    La película aborda un tema serio, el de las enfermedades mentales juveniles, que a veces empujan al suicidio. Se trata de una cuestión preocupante, que no se trivializa ni se envuelve de motivaciones discutibles, como tal vez sí ocurre en la serie Por trece razones. Quizá llama la atención la abundancia de jóvenes con problemas del film, y los pocos recursos de que disponen para salir adelante. Los adultos no logran conectar con ellos, y en cambio otros compañeros de su edad sí pueden ayudar, haciendo valorar las cosas pequeñas de la vida, los lugares luminosos que brillan en un mundo de sombras. Hay mucha luz, que hay que saber ver, se nos dice, y no permanecer todo el tiempo en un túnel. Aunque también se incide en la idea de que no podemos controlarlo todo, puede no encontrarse cura a un mal mental.